06.11.07

11:42:54, Categorías: Nombres ies, 700 palabras  

WIKIPEDIA

Nosotros también queremos despedirnos. Muchas gracias a todos los que habéis seguido el foro y a los que habéis aportado vuestras ilusiones, vuestra forma de ver las cosas y vuestro interés por este instituto.

A estas alturas del actual proceso de posible cambio de nombre del instituto, si hiciéramos un balance general del debate habido, uno de los interrogantes que surge, es el de cual va a ser la “articulación” en todo este proceso de colectivos como el de los alumnos, ex alumnos y en definitiva, la ciudad. Formalmente, el Consejo Escolar representa a todos. Pero el trabajo de comunicar y finalmente convencer siempre es poco.

En esta “fachada oeste” de la ciudad que en los últimos años ha recuperado atractivo porque realmente es bonita y cada vez es más frecuentada por paseantes y turistas, las constantes criticas a todos los detalles de la actuaciones hechas no han cesado – estructura foliar y color de los adoquines, iluminación nocturna, ausencia de sombra diurna, sentido único del tráfico, etc. …- Nos pilla en medio.

Proponer como nueva denominación del Instituto a un personaje no es tarea sencilla. Y más en el caso de Francisco Loscos, cuando el olvido que ha recaído sobre él es de la magnitud que sugiere la foto del Parque de los Fueros. Sería de interés alguna actuación por parte de otras instituciones con el fin de acompañar el cambio de nombre si la elección recayera en IES “BOTÁNICO LOSCOS”.

La Dirección Provincial de Educación debería sufragar una PLACA para la fachada del IES. En la inscripción no debería olvidarse que el turolense ministro Ibáñez Martín planeó la construcción de este edificio, y que a partir del curso 2008 etc. etc. se ha denominado tal y tal y tal …

En alguna sala de EXPOSICIONES de la ciudad, materiales que ya están preparados en el Centro de Interpretación botánica de Castelserás, dedicado a los botánicos turolenses, podrían recibirse en préstamo para ayudar a conocer ese episodio de la ciencia turolense. Podía pagar la Comarca de Teruel.

Si hubiera un ACTO ACADÉMICO de presentación en sociedad, botánicos que trabajan sobre el terreno nuestra provincia como el Catedrático de la Univ. de Valencia Gonzalo Mateo Sanz o el experto en micología Francisco de Diego Calonge del Real Jardín Botánico podrían dar una pequeña charla. Podía incluso invitarse al equipo directivo del IES “Botanic Cavanilles” del otro lado de la Sierra de Espadán, en La Vall d´Uixó.

El Ayuntamiento podría adecentar el actual MONOLITO DEL PARQUE DE LOS FUEROS. O incluso plantear una ubicación más adecuada.

Para nuestros alumnos, la despedida de la actual promoción de 2º Bachillerato merecería un regalo. Desde Francia a Rumania, es frecuente en Europa entregar UN LIBRO un poco especial, un diccionario, etc. como recuerdo, al concluir el paso por un centro educativo. La Diputación Provincial podía pagar la reedición del libro ya agotado de Dimas Fernández Galiano, Los botánicos turolenses (IET, Teruel, 1986, ISBN 84-00-06308-9) lleno de preciosos detalles humanos de aquellos esforzados botánicos turolenses

De todas formas siempre nos queda el refugio de lo virtual. Allí todo es más fácil de organizar y resulta más barato. Como la enciclopedia de contenido libre WIKIPEDIA, tiene una entrada dedicada a la figura de Francisco Loscos. ( http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Loscos_Bernal ), simplemente podíamos incorporar a Francisco Loscos a las versiones de Wikipedia en francés, alemán e inglés. Son las lenguas de estudio en nuestro centro.

Con el tiempo y la ayuda de nuestros alumnos, Wikipedia en rumano, en catalán, en ruso, … pasaría a contener la traducción del texto básico que ahora puede consultarse en español. Un pequeño añadido advertiría que a partir del curso 2008, el instituto de mayor antigüedad de la provincia de Teruel lleva el nombre de este ilustre científico.

Un saludo.

Hacer comentarioEditar

 


 

05.11.07

15:09:30, Categorías: Nombres ies, 288 palabras  

PAISAJES URBANOS

PARQUE DE LOS FUEROS DE TERUEL: estado actual del busto de Francisco Loscos

 

Una buena parte de la culpa de que el Herbario Nacional haya llegado hasta nuestros días y que la memoria sobre Loscos no se haya desvanecido la tiene la comunidad educativa de nuestro instituto. En este sentido hay que citar varias aportaciones publicadas en la etapa en la que el instituto ocupa ya su actual sede.

Antiguos alumnos de nuestro centro como el arquitecto Antonio Pérez Sánchez se han interesado por la actividad de Francisco Loscos. En su artículo “El monumento a Francisco Loscos Bernal”, donde relata los avatares sufridos por el monumento con que la ciudad honró a Loscos.

Profesores como el reconocido microbiólogo Dimas Fernández Galiano que en 1943, por oposición, era nombrado Catedrático del Instituto de Enseñanza Media de Teruel puesto que ocuparía hasta el año 1955, dedican trabajos a la figura de Francisco Loscos. El más conocido, aunque en estos momentos agotado, es la Cartilla Turolense nº extra 1, Los botánicos turolenses (IET, Teruel, 1986, ISBN 84-00-06308-9)

De Ana Lafuente Rillo et al. es el trabajo titulado El “Herbario Nacional” conservado en el Instituto Ibáñez Martín. que encontramos en la Miscelánea conmemorativa del 150 aniversario del I.E.S. “J. Ibáñez Martín” de Teruel. (Coordinación Francisco Lázaro Polo. ISBN 84-600-9324-1996)

El sitio Web de nuestro Instituto, gracias al trabajo de nuestro compañero Jesús Galé, alberga información sobre el herbario que los botánicos turolenses del siglo XIX legaron a nuestro centro, (ver http://museo.iesibamar.com/marcosc.htm ).

J. Santacruz (Matemáticas)
Mº C. Pascual (Francés)
J.V. Sánchez (Orientación)

Hacer comentarioEditar

 


 

11:47:55, Categorías: Nombres ies , 278 palabras  

PAISAJE DE DOLOR

1938: PLAZA DE SAN JUAN.

 

Nuestro instituto ha conservado hasta nuestros días un legado de más de 2000 pliegos con plantas herborizadas. Además de su interés científico, imaginar el esmero con que a lo largo de mucho más de un siglo una larga cadena de profesores lo ha mantenido, no deja de sorprendernos. En la actualidad el herbario tiene la siguiente composición:

Herbario de Bernardo Zapater 1356 pliegos
Herbario de Francisco Loscos 742 pliegos
Herbario del Dr. H. Krause 78 pliegos
Herbario de Marciana Zapater 36 pliegos
Herbario de Alejandro Nougués 1 pliego
Lo que hace un total de 2213 pliegos.

Han transcurrido casi 70 años desde que la ciudad de Teruel tuviera el infortunio de ser el terreno en el que se disputó una de las principales batallas de la Guerra civil española. Imágenes como las del asalto a la Plaza de toros dieron la vuelta al mundo. Todavía quedan huellas de la metralla en la fachada de edificios próximos.

En los años 60, numerosos solares del centro de la ciudad seguían sin edificar. La actual plaza de los Amantes, bajo la torre de San Pedro, constituye una herencia de la destrucción de aquella época.

El Banco de España y todos sus aledaños no se libraron de la destrucción. En la imagen de cabecera, los RESTOS DEL MONOLITO con el busto de Loscos se distinguen a la izquierda de la fotografía.

Una vez finalizada la batalla quedaba por delante una penosa reconstrucción.

J. Santacruz (Matemáticas)
Mª C. Pascual (Francés)
J.V. Sánchez (Orientación)

Hacer comentarioEditar

 


 

05.11.07

11:36:35, Categorías: Nombres ies, 218 palabras  

TERUEL, 1910: PLAZA DE SAN JUAN.

PAISAJES DE LUZ

En 1866, Francisco Loscos iniciaba los envíos de plantas herborizadas al Instituto Provincial y bautizaba su proyecto con el nombre de Herbario Nacional. Las aportaciones de otros grandes botánicos turolenses del siglo XIX se sucederían en los siguientes años. Se recibieron cientos de pliegos, algunos de ellos con especies descritas por primera vez para la ciencia.

Eran tiempos en que los largos desplazamientos para herborizar se realizaban a pie o a lomos de caballería. Con calores y con heladas, quizá con lluvia o granizo, muchas veces sin lugares donde guarecerse, aquellos botánicos transportaron su equipo de tijeras, azadillas, mochilas, lienzos para envolver las plantas y atuendo personal, a la búsqueda de la catalogación de las plantas espontáneas del país.

Bosques ribereños del Guadalope y del Mezquín, cimas deslumbrantes entre los profundos estrechos de Beceite, áridas estepas, aromas de espliego, romero y manzanilla, serenas planicies salpicadas de olivos. Aquellos botánicos recorrieron interminables caminos. Esparto, romero, vid. Enebros, rosales silvestres. Luz del Mediterráneo.

El 31 de Mayo de 1891 la ciudad de Teruel inauguraría el monumento a Francisco Loscos en lo que ahora es la Plaza de San Juan.

J. Santacruz (Matemáticas)
Mª C. Pascual (Francés)
J.V.Sánchez (Orientación)

Hacer comentarioEditar

 


 

13:10:48, Categorías: Nombres ies, 1042 palabras  

Balance provisional

Balance provisional (personal e indigesto) de un observador enganchado al foro (Toni Losantos)

1.- El contenido del foro me parece interesante, pero me alarma, como a otros, la participación tan escasa: no llega a un diez por ciento del profesorado. Siempre he admirado el optimismo de Fernando Herrero, pero a ver si nos va a pasar como con el referéndum del Estatuto catalán, que la abstención alcanzó a la mitad de la ciudadanía. Confieso que –promesas al margen– esta primera reflexión me ha llevado a participar a mí, a pesar del cansancio. Lo siento por el resto de asiduos: no seré breve.
2.- Entendí que el debate constaba de dos fases: una primera para aceptar el cambio de nombre y otra para optar, si procede, entre las propuestas de una nueva denominación. Nueve décimas partes de lo escrito en el foro se refieren a la segunda fase, no sé si dando la primera por zanjada. ¿Se llama a eso vender la piel del oso antes de cazarlo?
3.- Claro que nadie en el foro –aunque sí en conversaciones de sala o de pasillo– se ha manifestado abiertamente a favor de mantener la invocación al ministro de Franco. ¿Opinión mayoritaria?, ¿anónima cautela?, ¿miedo a lo políticamente incorrecto?, ¿indiferencia? Después de cincuenta años, resulta sospechosamente simple despachar a Ibáñez Martín, que no era cualquiera, con tan poco ruido.
4.- Y sorprende más todavía que tras dos intentos formales de solventar este asunto, al menos que yo conozca, esta vez prácticamente nadie ha salido en el foro en defensa del cambio de nombre. Es como si existiera la convicción de que a la tercera va la vencida...; pero da la impresión de que Rubén, solo ante el peligro, sea el único impulsor de la medida. Lo veo, en esta cuestión, algo desamparado. Quizá por eso interviene a menudo.
5.- Vamos a dar por hecho que hay un voto afirmativo mayoritario en la primera fase del debate (y así Rubén y su Equipo respiran tranquilos y el Consejo, pastoreado por el profesorado, sabe para dónde tirar), porque de lo contrario, además de cargar con el muerto –le robo a Aurora Alfaro la espléndida y oportuna locución–, ese noventa por ciento del foro dedicado al nuevo nombre se nos hunde estrepitosamente, incluido este decálogo que estoy redactando en vez de preparar las clases.
6.- Como soy visitante asiduo del foro, me permito, sin ánimo de ofender, denunciar cierto desorden. Hay nombres propuestos en el tablón de la sala de profesores sobre cuya argumentación el foro no han registrado ninguna entrada durante demasiado tiempo; a cambio, hay meros supuestos más o menos peregrinos de los que se ha hablado largo y tendido en un montón de intervenciones.
7.- Entre los nombres propuestos y defendidos, las nomenclaturas se orientan en tres direcciones: la toponimia, las figuras insignes y la magia creativa. El rifirrafe de las dos primeras opciones, tomadas genéricamente, ha alcanzado cotas notables de intensidad argumentativa. En ese campo opino que nadie doblega a Carlos Romeu, certero y sistemático. Y generoso, porque además remata sus alegatos prometiendo cafés a los contertulios. Captatio benevolentiae, ese viejo recurso.
8.- Dejando a un lado que la apasionada racionalidad de Carlos provoca en mí una fe inquebrantable en sus disquisiciones, como él ya sabe, entiendo que los partidarios de la figura ejemplar y de indiscutible relieve (García Abril, Gargallo o Loscos) han ofrecido discursos más documentados, elaborados, orientados y precisos. Eso me lleva a intuir que les asiste más razón que a los partidarios de la toponimia, cuya voluntad y buena intención no discuto.
8bis.- Abro un paréntesis. Siempre he pensado en un argumento muy sencillo –aunque falible– en contra de que el Instituto se llame “Ibáñez Martín”: si ahora no tuviera ningún nombre y hubiéramos de bautizarlo, creo que nadie propondría al ministro, ni siquiera los partidarios confesos de mantener la actual denominación. Pero claro, la tiene...
9.- En el campo del homenaje a las figuras relevantes, y a pesar de la ponderada, virtuosa propuesta de Andrés Sánchez Serrano y la apabullante bibliografía de Manolo García Hernández, la vinculación directísima del botánico Francisco Loscos con el Instituto es un triunfo muy valioso. He echado en falta que el infatigable Serafín Aldecoa propusiera al infatigable Domingo Gascón, que quizá hubiera contado con mi simpatía –me consolaré si al menos le dedican la estación de ferrocarril, ahora que van a cumplirse 100 años de su muerte–; o que, independientemente de mis preferencias o mis conocimientos, alguien hubiera siquiera mencionado a otros intelectuales del cambio de siglo o de la época republicana, e incluso, dando un salto, a Jaime Caruana, J.A. Labordeta o Eduardo Valdivia, tres legendarios profesores del Instituto y figuras de relieve en el campo de la cultura; pero, tal como estamos, a estas alturas la reivindicación de Loscos se me antoja la más idónea. Trae además el aval de tres compañeros de distintos departamentos: una alianza que los politólogos actuales elogiarían como “transversal”. Activo y discreto –él es así–, José Vicente Sánchez Aula, cabeza visible de la propuesta, ha demostrado en el foro –y fuera de él– unos reflejos y una seguridad convincentes incluso para un escéptico y perezoso como yo.
10.- Con todo, si he llegado hasta aquí y si hasta la fecha el foro ha tenido para mí un entrañable atractivo, ligado a la inteligencia y a la estética –que son la misma cosa–, se lo debo en buena medida a Teresa Redondo, cuya “Oda al Óvalo”, pura magia creativa –que no alcanzan ni la apostilla del ubicuo Carlos ni la audacia de mi colega Jarbolinni–, es como una flor en el erial. Un corazón que late en un cuerpo dormido: eso es el foro, Teresa. Eso es esta casa, se llame como se llame.
Toni

4 comentariosEditar

 


 

22.10.07

11:05:59, Categorías: Nombres ies, 856 palabras  

Sobre los nombres

Quisiera comentar algunas consideraciones alrededor de las propuestas para cambiar el nombre de nuestro Instituto. Aprecio la colaboración para ofrecer alternativas, pero quiero responder a algunas cuestiones que han ido apareciendo en el foro en todo este tiempo.

Respecto a los nombres para nuestro Instituto: que se prefiera un personaje a un paisaje es algo cuestionable. ¿El medio ambiente o las personas? Entiendo que los profesores trabajamos con personas y no con la naturaleza (con la humana, sí). Me adhiero, en general, a la defensa del humanismo, pero no creo que sea una certeza la afirmación de que a un Instituto le corresponda, o resulte más apropiado, un nombre de persona. Recuerdo el dilema que le planteaba un periodista a Luis Buñuel: “Vd. tiene dos botones: aprieta uno y desaparece todo el mundo, menos Vd.; aprieta el otro y se salvan todos, pero Vd. muere. ¿Qué haría?" Buñuel contestó: "Mando los botones a hacer puñetas y me voy a tomar un Martini seco.”

Por lo demás, alguna precisión: el Equipo Directivo no escogió “Vega del Turia” únicamente por evitar polémicas; digamos que esa razón era un sumando. Ni siquiera sostenemos que convenga evitar la totalidad de los nombres propios. IES “Botánico Loscos” tampoco es un nombre que pueda encender una controversia política. Reconozco, además, que presenta algunas ventajas evidentes sobre otros nombres propios: su relación con el Instituto, en primer lugar, y sus resonancias inspiradoras para todos nosotros como docentes: Loscos aúna pasión por el conocimiento y preocupación por la naturaleza. Quizás alguien podría preguntarse si la imagen que destila de científico que “vive oculto”, como Epicuro en su jardín, es exportable. A mí incluso esta faceta suya me resulta atractiva. No obstante, también “Vega del Turia” presenta connotaciones y guiños con los que nos podemos identificar. Si en nuestro mensaje de apertura del foro no nos explayamos sobre las razones que nos condujeron a adoptar nuestra posición, fue porque pensamos que dicho mensaje requería brevedad y que habría tiempo para explicar nuestros motivos. Así que en el apartado en el que justificamos el nombre nos limitamos, más bien, a ofrecer una pauta de oportuna prudencia para las propuestas que, a la vista de las que se han realizado, todos han seguido.

Los miembros del Equipo Directivo barajamos muchos nombres antes de decantarnos por “Vega del Turia”: tuvimos en cuenta especialmente “Teruel Mudéjar”, “Ciudad de Teruel” o “Botánico Loscos”. Nos parece bien que otros compañeros se inclinen hacia nombres propios que representen valores humanos universales y sirvan, además, para homenajear a un paisano ilustre y ejemplar. Es más, no me disgustaría en absoluto que “Botánico Loscos” fuera el nombre secundado por la mayoría. Nosotros mismos dudamos si proponerlo (en nuestras reuniones comentamos que hace ya algunos años el Departamento de Ciencias Naturales –del que forma parte el Jefe de Estudios, Antonio Pérez– ya demandaba esta designación para el Centro), pero, finalmente, no fue "Botánico Loscos" nuestra primera opción porque había sido el nombre del Instituto de Alcañiz durante mucho tiempo y hasta el año 1997. ¿Cómo remarcar las señas de identidad de nuestro Instituto con una denominación que fue usada, tal cual, durante décadas por otro centro educativo?

Existe un incontable número de factores que deben tenerse en cuenta para elegir el nombre ideal: hay quien a la hora de proponer un nombre se fija en su sonoridad, otros en su significado objetivo, otros en su poder evocador, en su originalidad, en su pertinencia para el momento histórico, social y/o político, en el desgaste de esa denominación, en el número de institutos que ya cuentan con el mismo nombre, en la concordancia entre sus términos… Y también deben ser evaluadas otras variables que, a veces, resultan decisivas. Estos factores armaban el trasfondo de nuestras intuiciones sobre los nombres que se nos ocurrían. Ya sé que todas estas características no pueden ponderarse por igual, pero, fundamentalmente, es una cuestión de equilibrio. Alguien opinará que, para haber considerado tantos aspectos, la Junta Directiva ha llegado a una conclusión poco afortunada. ¿Qué le vamos a hacer? Pero me desagrada que alguien piense que elegimos “Vega del Turia” en un minuto y por capricho o por timidez.

Se ha confiado en el buen juicio de nuestra comunidad educativa para aportar nombres (se explicó a los padres y alumnos que canalizaríamos sus propuestas) y también se confía en el Claustro para que elija el más adecuado. La opción que apoyen la mayoría de los profesores me gustará más o menos, la juzgaré más o menos apropiada; pero entre el abanico de propuestas que tenemos, las razones para decantarse por una u otra son demasiado subjetivas, la mejor elección queda garantizada por el procedimiento.

Atentamente,
Rubén Benedicto.

5 comentariosEditar

 


 

Comentario de: profesor [Miembro] · www.iesibamar.com

I.E.S. “BOTÁNICO LOSCOS” SIN LUGAR A DUDAS.



Estimado Rubén,

Efectivamente, el curso 1997-98, con la unificación de los dos institutos de la ciudad de Alcañiz, comenzaba la andadura del que hoy en día conocemos como “IES Bajo Aragón”. El nuevo instituto pasaba a contar con más de 1.500 alumnos, se mejoraban las instalaciones y se construían dos nuevos edificios. Pero con la fusión de los institutos “Botánico Loscos” y “Cardenal Ram” en el “IES Bajo Aragón” se perdía el nombre de uno de los personajes grandes que ha dado Teruel.

En tu intervención, haces referencia al que a mi modo de ver es el único punto cuestionable de la propuesta I.E.S. “Botánico Loscos”: la existencia, en el pasado, de un centro con la misma denominación. Aunque en mi opinión no hay ningún obstáculo - Zaragoza quiso tener su IES “Ramón y Cajal” y sin embargo también lo había y sigue habiendolo en Huesca, y también lo hay en Valladolid, Albacete, Murcia, Madrid, Fuengirola, …- antes de quedarnos con la más mínima duda sobre la posibilidad de que nuestro centro conserve el nombre de Francisco Loscos, deberíamos pues hacer alguna consulta.

Si la dificultad tan sólo se refiere a conseguir una identidad para nuestro Centro, la situación para la propuesta IES “Vega del Turia”, también se ve afectada por esa problemática, pues actualmente encontramos varios centros que homenajean al río Turia: el IES “Riu Turia” de Quart de Poblet; el IES “Camp de Turia” de Lliria; o el IES “Riba-Roja de Túria” de Ribarroja.

Sí, por el contrario, es difícil encontrar tanto olvido como el que en muchas ocasiones somos capaces de ofrecernos en esta provincia. Si miramos hacía Levante, y buscamos denominaciones comparables, el botánico Cavanilles tiene su instituto en La Vall d´Uixó (I.E.S. “Botanic Cavanilles”) pero también en Alicante (I.E.S. “Antonio José Cavanilles”), coexistiendo ambos a la vez, y no pasa nada. Y aquí, ¿por qué tan a menudo desaprovechemos oportunidades tan estupendas de reconocimiento hacia nuestros mejores conciudadanos?

En lo referente a esto último, me viene a la memoria el IES “Francesc Tárrega” de Villareal que aprovecha la figura del guitarrista Francisco Tárrega. En el presente curso académico, ese instituto ya ha llegado a la organización de la XVII edición del Concurso de Guitarra para Jóvenes …, Afortunadamente en la reivindicación de Antón García Abril, la Asociación de Músicos de Teruel y el Ayuntamiento de la ciudad ya vienen organizando el Concurso nacional de piano para jóvenes que lleva el nombre del compositor turolense…

Es difícil imaginar Zaragoza sin un IES “Goya”, Valencia sin un IES “Benlliure”, etc, etc. Y sin embargo, en el caso de Francisco Loscos, no sólo es una etapa de su vida sino que es su trayectoria vital completa la que está unida a esta provincia. Y desde luego, a ningún otro instituto como al nuestro. Su vínculo con el Instituto Provincial no puede ser más claro. ¿Por qué creer a estas alturas que el anterior instituto Loscos supone una dificultad para usar su nombre?

En 1890 comenzó a gestarse un homenaje a Francisco Loscos. Era habitual en aquellos tiempos recaudar dinero entre la población con distintos fines. Se decidió emplazar un monumento en su memoria. La coordinación entre Teruel y Alcañiz no llegó a producirse con claridad. Finalmente fue la Junta de Teruel la que consiguió sacar adelante el proyecto, materializado en el monumento conmemorativo que se erigió en la actual plaza de San Juan.






Estimado compañero, en la ocasión que ahora nos atañe, también podría decirse que la coordinación entre Teruel y Alcañiz no ha llegado a producirse con claridad. Pero sea como fuere, de nuevo la capital de la provincia puede vencer en la pugna más importante, en la batalla contra el olvido.

José Vicente.

 

22.10.07 @ 22:50

 


 

19.10.07

18:44:44, Categorías: Nombres ies, 573 palabras  

En defensa de la Vega del Turia, como espacio, como nombre

La bromita de las "Florecillas del Campo" no me resulta demasiado graciosa, pero ha sido una de las razones que me han animado a participar en este foro. Algo es algo.
Y yo me pregunto, ¿siempre tiene que ser un personaje histórico el que de nombre a los institutos?(por supuesto hombre casi siempre, que mientras el genio creando estaba, su anónima mujer estaría en casita solucionándole su básica subsistencia..)
Y hablando de gente anónima, de aquéllos que murieron sin celebridad ¿ qué hay de todas esas mujeres y hombres anónimos que han cuidado, cultivado y conservado la Vega del Turia y todo el entorno de la ciudad y que tanto placer ahora nos da contemplar, pasear por sus caminos (no siempre tan limpios ni bien conservados por cierto, cosas de estos extraños tiempos..)?
Siempre homenajeando a los famosillos (el ejemplo del Nobel a Al Gore sería la última entrega de lo de siempre; no niego que sea un gran comunicador y creo que es muy positivo que la gente se "incomode" con su película, pero no olvidemos que hagas lo que hagas, si tienes medios para triunfar a lo grande, te recordarán, te premiarán pero así nos olvidamos de tantos otros en la sombra con un grado de compromiso considerablemente mayor inversamente proporcional a los medios económicos con que contaban para difundir su mensaje).

En estos tiempos en que la verdura(si se le puede llamar así) se compra aséptica en plastico y bandejitas en supermercados, en que los tomates parecen narices de Ronnie McDonald, en que ya nadie duda en la importancia de conservar los ecosistemas que aún merecen ese nombre,
todo mi apoyo al IES "Vega del Turia" y dejemos para el siglo pasado los grandes nombres, demos el paso a valorar lo que permanece, lo que sobrevive (eso espero)al paso de los siglos.

Me parece una opción mas que acertada, conecta perfectamente con los nuevos aires que llegan. Con el nuevo modelo económico, cultural, científico que lleva años gestandose y que hace muy poco que comienza a divulgarse, a ser ya parte de nuestro imaginario colectivo y poco a poco(a pesar de tantas resistencias culturales) a implementarse.
Y no me cabe duda que nuestros alumnos y alumnas, cuando sean adultos vivirán una realidad distinta a la que vivimos, con nuevos sistemas de transporte menos "adictos" al petróleo, unas fuentes de energía que no hipotequen el clima, una alimentación bastante más sana y con menos dependencia de la industria agroquímica, una sanidad con una visión mucho más amplia y menos medicalizada, unas relaciones bastante más sanas entre hombres y mujeres y unos espacios naturales(los que queden) bastante más protegidos, con unos bosques que no ardan cada verano,con lugares de vacaciones que nada tengan que ver con parques temáticos("Marina D´Horror" se llamaba?)...y tantos ejemplos que podríamos poner de lo que viene, pero está llegando despacio por estas parsimoniosas latitudes ibéricas(si te das una vuelta por países como Alemania, ya está ahí, ya es una realidad)

Sin ello, sin un medio en equilibrio que le dé oxígeno, alimento y espacio vital para la inspiración, ningún genio, ni sabio ni gran hombre habría podido o podrá desarrollar todo su potencial.

Rubén Bernarte (Dpto.Economía)

2 comentariosEditar

 


 

16.10.07

20:47:18, Categorías: Nombres ies , 550 palabras  

IES "BOTÁNICO LOSCOS": UNA PROPUESTA PARA MANTENER LAS SEÑAS DE IDENTIDAD DE NUESTRO INSTITUTO

Estimados compañeros, creemos que no es descaminado decir que en el imaginario de los turolenses de alguna manera nuestro Centro – el “Ibáñez” con que cariñosamente es conocido por nuestros adolescentes- todavía conserva mucho de Instituto Provincial, de Instituto del 150 aniversario, de INSTITUTO con mayúsculas de esta Provincia.

Sin embargo, el cambio de nombre no debería afectar a todo lo que es ajeno a ese nombre pero que este Instituto ha ido atesorando durante tanto tiempo y que en estos momentos asociamos con su actual nombre de marca. Creemos que si hay una modificación en el “logotipo”, en la “marca”, en la referencia con la que se nos conoce, deberíamos hacer un guiño a la historia para que se nos siguiera reconociendo tal y como hasta ahora, como un centro con algo de especial. Son muchos los valores que afortunadamente tiene nuestro centro, seguramente no pasaría nada con escoger cualquier nombre, pero creemos que sería un error perder lo que corresponde al apartado de su historia, de su “solera”. Creemos que la mejor manera de mantener el verdaderamente importante patrimonio que poseemos es mostrar una parte de él a través del nombre.

Entre las cosas auténticamente asombrosas que tenemos, el HERBARIO iniciado por Francisco Loscos y que con tanto celo ha conservado hasta nuestros días nuestro instituto, realmente es excepcional. Por su parte, la valía de la obra de Francisco Loscos Bernal mereció ya en el siglo XIX el reconocimiento científico internacional. Y en lo que se refiere a su figura, el reconocimiento de la sociedad turolense de principios del siglo XX, renovado por parte de todas las instituciones provinciales con ocasión del Congreso científico celebrado en su honor en 1986, siempre ha sido unánime.

En este primer contacto para dar a conocer nuestra propuesta de I.E.S. “BOTÁNICO LOSCOS” nos permitimos transcribir algunos fragmentos que hablan de esa relación especial de Loscos con nuestro Instituto, de esa parte de la historia de esta Provincia:

En noviembre de 1886, el botánico turolense Francisco Loscos moría. En “Memoria del curso 1886-87” el catedrático de Latín del Instituto Provincial de Teruel Miguel Atrián y Salas escribía:

“… y ya que mi pluma tiene la dicha de moverse para escribir alabanzas, dejadme continuarlas en honor de un notable hijo de esta provincia conocido en España y en el extranjero por sus trabajos científicos. Es verdad que ese turolense ha muerto y bajo este punto de vista nos hallamos de pésame; pero sus obras viven y nuestro instituto sería ingrato, si no perpetuara la memoria …”

En su artículo “El monumento a Francisco Loscos Bernal” el arquitecto Antonio Pérez Sánchez (1996) escribe: “Era lógico que el Instituto de Teruel le recordara como hombre de ciencia y de forma especial por el interés que Loscos había tenido para formar el “Herbario Nacional” en el Gabinete de Historia Natural de ese centro, con el apoyo de Raimundo Canencia Castellanos, farmacéutico y catedrático de esa materia, y posteriormente de Pedro Andrés Catalán.”

J.V. Sánchez (Orientación)
J. Santacruz (Matemáticas)
Mª C. Pascual (Francés)

2 comentariosEditar

 

 


 

10.10.07

20:03:48, Categorías: Nombres ies , 513 palabras  

¡¡COMPAÑEROS!! Con motivo del claustro del pasado día 9 se me han ocurrido un montón de argumentos a favor y en contra del cambio de nombre del IES que me atormentan y no me dejan dormir:
RAZONES A FAVOR:
(1) Si cambiamos el nombre del IES nos ahorraremos claustros, reuniones de departamento y comisiones de coordinación pedagógica y podremos olvidarnos de VOLVER a tratar este asunto. Sí, sí... ya sé que suena un poco cínico, pero tendrías que meditar un poco sobre lo que ya llevamos a cuestas. En los últimos diez años esta es la tercera vez que se vuelve sobre lo mismo.
(2) Al parecer el tal José Ibáñez Martín llegó a ministro de educación y el peloteo generalizado de la época hizo posible que este humilde servidor del Estado fuese homenajeado en diversas localidades de la misma manera: bautizando centros educativos con su nombre. ¿Qué os parecería que el instituto de vuestro pueblo se llamara PÉREZ RUBALCABA? Sería acojonante, ¿no?
(3) Si cambiamos este año el nombre del IES podríamos el que viene intentar lo mismo con el nombre de un par de calles que hay en el pueblo de mi mujer, dedicadas amorosamente a partidarios de la dictadura del proletariado (quiero decir: a esos tipos que estaban dispuestos a destriparos si obstaculizabais el destino glorioso de la humanidad futura). Por algún lado se empieza.
(4) Si el nombre del IES fuera "Joseph Goebbels" no estaríamos todavía mareando la perdiz y, al parecer, la denominación IES "José Ibáñez Martín" tiene connotaciones similares para historiadores solventes.
RAZONES EN CONTRA:
(1) La delicadeza con la que los compañeros de la junta directiva han planteado el cambio del nombre ES SUMAMENTE PELIGROSA. Corremos el riesgo de que el instituto se acabe llamando "IES Florecillas del Campo" o "IES Verdurillas de las Eras" o alguna cursilería empalagosa similar. Casi prefiero que nos quedemos donde estamos.
(2) Si el nombre del instituto no se ha cambiado todavía es porque, básicamente, los intentos anteriores no salieron adelante. La democracia también es, entre otras cosas, UN SISTEMA FORMAL DE DECISIONES. Y da la puñetera casualidad de que el claustro en el pasado no ha sentido la necesidad o la urgencia de cambiar el nombre del IES. Replantear la cuestión una y otra vez me recuerda la postura de los independentistas del Quebec, que durante un tiempo promovieron un referéndum anual HASTA QUE las mayoría de los votantes respaldara la opción secesionista (PERO SÓLO HASTA ENTONCES).
(3) Si el nombre del instituto hay que cambiarlo por cojones, que lo haga el que tenga que hacerlo. Después de todo no somos responsables del nombre (por aquella época muchos no habíamos nacido y de los que habían nacido, ninguno tuvo nada que ver con el peloteo oficial). El claustro no es una instancia decisoria.

Jansenio. Autor de "Traité sur la predestination".

 

 

 

8 comentariosEditar


 

09.10.07

10:44:32, Categorías: Nombres ies, 135 palabras  

Posible nombre propuesto por el Equipo Directivo

Este foro se crea con la finalidad de que reflexionemos todos juntos sobre el posible cambio del nombre de nuestro Instituto y conocer vuestras opiniones.

El Equipo Directivo propone sustituir el nombre actual del Centro por el de IES "Vega del Turia", pero eso no significa que éste deba ser el nombre definitivo. Deseamos conocer vuestras sugerencias al respecto.

Hemos elegido un topónimo que se refiere a la ubicación del Centro y al paisaje que se observa desde las aulas del mismo. Hemos evitado aquellos nombres propios teñidos de ideología con el fin de alcanzar el máximo consenso, garantizar en lo posible su permanencia y evitar polémicas innecesarias.

Creemos que el nombre actual debe ser cambiado y esperamos contar con vuestra participación.

Un cordial saludo del Equipo Directivo.

Editar