ENTREVISTA: LOS QUE CONSTRUYEN EUROPA. SOPHIE GAFFIER BRAU
"La fuerza de Europa es lo diferentes que somos"

 

AURORA INTXAUSTI. El País 15/12/2011
 

Es de nacionalidad francesa, trabaja para Chanel como jefa de maquillaje de la firma, pero se siente profundamente española. Ha viajado por medio mundo junto a su familia a lo largo de veinte años; Laos, Cabo Verde, Canadá, entre otros lugares, y se congratula, dice, porque vivir en países diferentes te obliga a abrir tu mente y te enriquece culturalmente. En realidad, su nombre es Sophie Marie Naly (nombre laosiano que le pusieron sus padres en recuerdo a Laos, su padre fue Agregado cultural en ese país).

 

Conoció a su marido, Jorge Quemada, español, en un Erasmus cuando estaba estudiando Economía financiera y coincidieron en la cola de la cantina de la escuela. Ahora, su esposo está viviendo en Londres durante una temporada mientras se prepara para abrir una filial de la firma de capital riesgo Cinven en España. "Para nosotros las distancias no existen y preparar maletas forma parte de nuestra propia existencia".
 


Gaffier Brau se confiesa una europeísta a ultranza. "Hay una serie de vínculos entre los distintos países que nos unen que hace que todo sea más fácil. Hay ciertas cosas que no se han hecho que se podrían cambiar, por supuesto, pero yo creo que los ciudadanos hemos ido mamando ese sentimiento de pertenencia a Europa. Volver hacia atrás sería un verdadero fracaso. La fuerza que tenemos los europeos es precisamente ser tan diferentes", puntualiza Sophie.

Esta mujer ha renunciado temporalmente a su puesto en Chanel para poder disfrutar de sus tres hijos pequeños. "Me di cuenta de que estaba perdiendo algo importante de la infancia de mis niños y que debía recuperarlo. La empresa ofrece muchas posibilidades para la conciliación familiar y eso me ha permitido tomar un tiempo de mi vida para estar con ellos". Sus pequeños son bilingües. Con ella hablan solo francés, pero cuando juegan el mundo en el que se divierten es el español. Sophie Gaffier considera paradójico retirarse que en este momento de crisis del mercado laboral. "Pero creo que era el momento", explica. "Lo que resulta doloroso es perder tu puesto de trabajo sin quererlo y cada vez más a nuestro alrededor vemos amigos y familiares que se quedan en la calle y que lo están pasando verdaderamente mal. En Francia, la situación está bastante mejor y no se está notando tanto. Creo que en España estamos más concienciados y miramos más los precios a la hora de hacer la compra". Gaffier reniega de los tópicos y sobre todo de esos que afirman que en los españoles trabajan menos horas que en otros países. "No solo se trabajan más horas, sino que además se implican más en su trabajo y en las empresas. Al menos, esa es la experiencia que he vivido en los diferentes empleos que he desempeñado en España".

Con la sonrisa en los labios defiende el carácter español y la forma tan peculiar que tienen de vivir la vida. "Si voy a Francia y critican a España me pone nerviosa. Sé que tienen sus defectos, sobre todo esa necesidad de estar anclados a un sitio. Les cuesta moverse, no viajar, sino trasladarse a otro país para vivir durante una temporada. Imagino que eso es algo que cambiará con el tiempo".