La última nevada podría haber derribado un millón de pinos en Matarraña y Bajo Aragón

 

Maribel S. Timoneda, Diario de Teruel Jueves, 14 Marzo 2013

La nevada de hace 15 días en las Comarcas del Bajo Aragón y Matarraña podría haber provocado la caída de al menos un millón de pinos. Éstas son estimaciones (no oficiales) realizadas grosso modo por agentes forestales y personas vinculadas al Medio Ambiente, tras la observación de cientos de pinos que están caídos en el monte y que han cortado una buena parte de la red de caminos rurales.

El territorio que ha resultado más afectado abarca los municipios de mayor altitud de la Comarca del Matarraña (Fórnoles, La Portellada, Ráfales, Monroyo, Peñarroya de Tastavins, Torre de Arcas, Fuentespalda, Beceite), pero también se pueden ver árboles caídos en pueblos del Bajo Aragón limítrofes con los anteriores. En el valle del Mezquín y del Bergantes, incluso hasta en Calanda, hay pinos carrascos caídos como consecuencia de la nevada.

En algunos pueblos, más del 90% de los caminos están bloqueados por pinos, pero, además del pinar y de los caminos cortados, también hay zonas cortafuegos afectadas.

Fuentes de Medio Ambiente señalaron que lo “prioritario” es abrir las pistas forestales, imprescindible para dejar libre los pasos antes de la época de riesgo de incendios; así como revisar las áreas cortafuegos y limpiarlas para que no pierdan eficacia. En tercer lugar de prioridad está la limpieza del monte público, donde cientos de pinos carrascos están doblados, mientras que el monte privado se considera como una última opción, puesto que es responsabilidad de sus propietarios que se encuentre en correcto estado. No obstante, no se descarta intervenir siempre que se destinen recursos, puntualizaron las fuentes mencionadas.

Debido al alto porcentaje de pinos caídos en todo el territorio, y a que muchos caminos están bloqueados, la Comarca del Matarraña ha pedido ayuda al departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. El presidente comarcal, Francisco Esteve, mantuvo una reunión con el director del servicio provincial y con técnicos forestales, en donde solicitó colaboración por parte de las cuadrillas de extinción de incendios para la limpieza del pinar y de los caminos. No en vano, tras la nevada, el riesgo de incendio se ha reducido considerablemente. En cualquier caso, desde el Matarraña indicaron que las cuadrillas todavía no han recibido autorización.