La mujer desfigurada con ácido: “sabía que iba a pasar algo, pero no algo así”

El acusado se enfrenta a 24 años de cárcel mientras que para el sicario que ejecutó la orden la fiscalía pide 17 años de prisión

F. Javier Barroso. El País, Madrid 17 MAR 2014


María Angeles R.G, la mujer agredida con ácido en junio de 2012 en plena calle, ha asegurado esta mañana ante el juez tener la certeza de que su expareja, Ozgur D, había planeado una agresión contra ella pero no de esa gravedad. "Yo sabía que iba a pasar algo, pero jamás me imaginaba que iba a ser algo así. Pensaba que iba a ser otro tipo de agresión". "Me ha cambiado la vida por completo no solamente  a mí, sino también a los míos", ha añadido durante su declaración.

El fiscal pide 24 años de prisión para Ozgur D., a quien se acusa de maltratar a su esposa porque quería separarse de él y contratar a otro hombre, Bryan Stevan C.A., para quien la fiscalía solicita 17 años de cárcel, por arrojar líquido corrosivo a la mujer, que sufrió una gran quemadura en la cara que le ha dejado graves lesiones.

Durante el juicio, los dos procesados han defendido su inocencia y han negado su participación en los hechos. La mujer, María Angeles R.G., ha señalado que su exmarido, Ozgur D., la sometía a "un acoso continuo y persistente" todos los días y su única "obsesión" era estar donde estuviera ella, después de que ella le comunicó que quería divorciarse.

En la vista, la mujer ha reconocido sin ninguna duda al acusado Bryan Stevan C.A. como la persona que le arrojó un líquido corrosivo en el rostro. Ha relatado que el día de los hechos caminaba por la calle del Río Ulla de Madrid, con cautela, mirando hacia atrás y hacia los lados, hasta que se encontró con el agresor de frente: "Me dio tiempo a frenar. Él no paró y vertió el líquido con la mano derecha".


La fiscalía pide 24 años

Özgür Dogar, de nacionalidad turca y 31 años de edad se ha sentado esta mañana en el banquillo de la Sección 26 de la Audiencia Provincial de Madrid que se encarga de los casos de violencia de género. Afronta una petición de condena de 24 años al estar acusado de encargar a un compinche en junio de 2010 que arrojara ácido a su esposa María Ángeles R. G., de quien se estaba separando. El agresor material, Bryan Stevan C. A., de 22 años, ha comparecido junto al principal acusado ante el tribunal. Para él se piden 17 años de cárcel.

El fiscal acusa a Dogar de los delitos de lesiones con gran deformidad, coacciones graves, violencia psíquica habitual y robo con violencia junto con una falta de lesiones. Según el relato de hechos del ministerio público, Dogar contrató los servicios de Bryan Stevan. A cambio de una cantidad de dinero que no ha quedado establecida, este hombre tendría que abordar a su mujer en la calle. Para hacerlo, tenía que ocultar su rostro para que no le viera y no le reconociera. La mujer ya fue abordada en una primera ocasión por Bryan Stevan el 29 de mayo de 2012, cuando salía de su trabajo. Aquel día la agarró por el cuello, intentó asfixiarla y le propinó un golpe en la cabeza. Le arrebató el bolso en el que llevaba dos teléfonos móviles, documentación bancaria y un monedero.

El ataque más grave se produjo casi un mes después, el 20 de junio, cuando María de los Ángeles caminaba por la calle de Río Ulla (Ciudad Lineal). Según el fiscal, se acercó el cómplice de su marido con el rostro oculto bajo una gorra. De manera sorpresiva y sin darle oportunidad a defenderse, le arrojó directamente al rostro de la mujer y a muy corta distancia, un líquido corrosivo que llevaba en un recipiente.

Como consecuencia de la agresión, la mujer sufrió una tremenda quemadura de tercer grado en la cara, por la que estuvo ingresada durante meses en el hospital La Paz. Sufre graves lesiones estéticas y psicológicas.