Página del libro de registro -"Libro azul"- del Instituto Provincial de Teruel donde figura anotada la adquisición de la pieza naturalizada de Foca, donada por D. Pedro Andrés y Catalán.

   El 28 de febrero de 1869 era nombrado director del Instituto de Teruel el catedrático de Matemáticas Pedro Andrés Catalán, que residirá de forma habitual en el nº 26 de la Plaza del Mercado (Torico) y que había conseguido unos años antes la cátedra mediante la correspondiente oposición. Ocupará este puesto prácticamente toda su vida académica hasta su muerte en abril 1902 según reza en el abandonado nicho del cementerio.


   Un año más tarde de que Andrés fuera nombrado director, en 1870, Miguel Atrián Salas, catedrático de Latín procedente de Zaragoza, era nombrado secretario del Instituto y fijará su residencia en el nº 9 de la calle Hartzenbusch. Como murió en el célebre año 1898 ocupando dicho cargo, fueron cerca de tres décadas que compartió tareas y esfuerzos con Andrés en el equipo directivo sacando a flote el Centro.

   En marzo del año 1849, cuatro años después de su fundación, un miembro de la Diputación de la que dependía el mantenimiento Instituto y los sueldos de los catedráticos, planteó la supresión del Centro so pretexto de "los cuantiosos gastos que ocasionaba" pero su propuesta fue rechazada -afortunadamente- en julio por parte del Gobierno.

   Durante varias décadas el Instituto tuvo su pervivencia en el aire. Solamente con la llegada del que llamaremos "tándem Andrés-Atrián" el Centro adquirió firmeza, estabilidad y continuidad de tal manera que en 1872 la Diputación, que unas décadas antes pensaba en cerrar el Instituto, ahora planteó la construcción de un nuevo edificio comprando el ruinoso solar del antiguo Ayuntamiento de Teruel y que hoy corresponde a la Escuela de Hostelería en la calle Muñoz Nougués esquina con la Plaza de la Catedral.

   Madoz, en su célebre Diccionario de mediados del XIX –la parte correspondiente a la provincia de Teruel debió de redactarse hacia 1849- hablaba ya de que el Instituto “estaba dotado de los catedráticos que marca la Ley” pero “no se halla al completo del todo necesario en materia demostrativa" y que el gabinete de Historia Natural era deficitario, hecho este que refrendaba Atrián: “No dio muestras de existencia durante los diez primeros años hasta que en 1855 se adquirieron en el extranjero una colección de 200 minerales, otra de 100 fósiles, algunas conchas y escaso número de animales disecados”.

   Era, por otra parte, habitual que personas “ilustres” y cultas de la provincia donasen todo tipo de materiales al Instituto con el fin de incrementar el material “demostrativo” como el curso 1876/77 en el que Bartolomé Estevan regaló varios fósiles de Libros; Bernabé Zapater una colección de 27 insectos de Albarracín; César Ordax ejemplares de hierro de Cañizar, aragonito de Tramacastiel y coprolitos de Alcaine; José Mª Benedicto una colección de ocho aves disecadas; la “bondadosa” Encarnación Catalán dos "hermosos" ejemplares de gallina y pollo disecados; Elisa Beltrán, azabache de Utrillas y cuatro monedas antiguas de cobre...

   No olvidemos que estamos ante una educación demostrativa y positivista que necesita manipular los materiales científicos en el aula de forma directa y, por otra parte, no existían tantas imágenes como ahora. Este interés llevó a Pedro Andrés a la generosa y desprendida decisión de renunciar a la gratificación anual que le correspondía como director (alrededor de 760 pesetas anuales) durante ocho años para la compra de material científico o la iniciativa en la que Adrián, como secretario, remitió cartas a los maestros, médicos y farmacéuticos de los pueblos para que enviasen “productos naturales” con el fin de formar el Gabinete de CC.NN.

Serafín Aldecoa. Diario de Teruel. Domingo, 3 de julio de 2016.



Carta firmada por D. Pedro Andrés y Catalán remitida a los maestros, médicos y farmacéuticos de los pueblos de la provincia para que enviasen “productos naturales” con el fin de formar el Gabinete de Historia Natural del Instituto Provincial de Teruel.