Una de las ingenierías mantiene que no hay huecos bajo la línea

 El GIF apunta que el nuevo socavón no afecta al trazado ferroviario

J. A. P. J. A. P. El Periódico de Aragón, 03/10/2003

 

Podemos garantizar al 99,9% que no hay huecos bajo la línea del AVE en su acceso a Zaragoza". Así de rotundo se mostró ayer tras ver la nueva sima Eduardo Pradera, director general de Ingeniería Civil y Ferroviarias SA (Icyfsa), una de las dos empresas responsables del tramo en cuyo entorno ha aparecido un nuevo socavón.

 

A sus aseveraciones se sumaron las de la sociedad estatal del AVE (GIF), que en un nueva nota de prensa subrayó que el socavón no afecta a la alta velocidad y en la que reiteró que el trazado cuenta con los estudios geológicos "adecuados" y se han adoptado las soluciones técnicas "exigidas" por los distintos profesionales que han participado en la obra.

 

Pradera se desplazó a la huerta de Miralbueno junto a uno de los jefes de mantenimiento de la línea del AVE, Rafael Díaz, y otro técnico del Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF), para conocer de primera mano el nuevo agujero en el entorno de la alta velocidad. Nada más realizar fotografías, Pradera manifestó que esta dolina era "el exponente máximo" de los problemas de hundimientos --subsidencias-- de la zona, pero dejó muy claro que éstos no pueden afectar al trazado de la alta velocidad.

 

PRECAUCIONES Este ingeniero, que ha participado en la redacción del proyecto de los accesos del AVE a Zaragoza y asiste en su mantenimiento, manifestó que los catorce kilómetros del subsuelo del subtramo XIV fue analizado antes de iniciar las obras para localizar dolinas. "No somos tontos; sabíamos lo que había. Cuando encontrábamos suelos dudosos, extraíamos la tierra hasta llegar a una capa sana. Hemos llegado hasta el sustrato impermeable, a 12-14 metros de profundidad", sentenció.

 

Pradera señaló que, en el caso de que cediera el terreno, se detectaría antes de abrirse una sima porque una línea de alta velocidad exige la máxima precisión y se revisa todos los días. "Los geólogos no tiene información para discutir las soluciones. Y plantear losas provocaría, en todo caso, un mayor peligro porque los colapsos serían bruscos", sostuvo.

 

Al igual que el jefe de mantenimiento del AVE, subrayó que no tendrá ningún problema en utilizar la línea. Rafael Díaz aún fue más contundente: "Montaría a mis hijos el primer día, y tengo mucho cariño al pequeño de ocho años".

 

La sociedad estatal del AVE insistió en el mismo mensaje. Ratificó que en la construcción de la línea se han adoptado las técnicas "más adecuadas" al tipo de terrenos y tras encargar más de una docena de estudios geológicos y geotécnicos, siendo consciente de la existencia del riesgo potencial de simas.

 

La nota del GIF también "lamenta" que informaciones sobre simas se relacionen "injustamente" con la construcción del AVE "cuando no afectan a la misma, ni provocan riesgo, ni deterioro alguno". A su juicio, se genera "un clima de confusión e inquietud en la opinión pública que afecta a la credibilidad de empresas y profesionales".