Inaugurada el 16 de septiembre 2005, la Torre Agbar, creación del arquitecto francés Jean Nouvel, se ha convertido en el icono moderno de Barcelona.

Para Jean Nouvel, este nuevo rascacielos cumple la misma función que un campanario en la antigüedad: "Esta torre marca un lugar y juega dentro de una composición urbana. Ayuda a definir la ciudad".